El 28 de julio, mediante la Resolución 206/2021 del Ministerio de Energía y Minas –publicada en el Gaceta Oficial No. 67 Extraordinaria–, se aprobaba la importación de sistemas fotovoltaicos a Cuba por personas naturales. Dos días después, en la Gaceta Oficial No. 69 Extraordinaria, se especificaba que las importaciones podrían realizarse sin límite de cantidad y libres de aranceles de aduana.

La medida tiene como objetivo estimular la importación de tecnologías que generen o funcionen con energías renovables, con el fin de elevar la participación de estas en la matriz energética del país.

Periodismo de Barrio responde varias preguntas esenciales para comprender el proceso de importación, instalación y funcionamiento de los sistemas fotovoltaicos aprobados.

¿Cuáles son los equipos que se pueden importar libres de aranceles?

Se autoriza la importación de calentadores solares, bombas fotovoltaicas, pequeños aerogeneradores, biodigestores de geomembranas, motobombas a biogás, alumbrado solar y sistemas de aires acondicionados solares, además de sus partes y piezas fundamentales, establece la Resolución 208/2021 del Ministerio de Energía y Minas que apareció en la Gaceta Extraordinaria No. 69.

Como componentes fundamentales de los calentadores solares planos se consideran el colector termosolar y el termotanque; el captador solar con tubos de vidrio al vacío y el tanque termosifónico con aislamiento térmico en los que son de tubos al vacío; y el plato parabólico y el tubo de punto focal en los concentradores solares.

Con respecto a los demás equipos, se consideran esenciales los paneles solares y la bomba sumergible de corriente directa en el caso de la bomba fotovoltaica; el buje, las palas y la góndola en los pequeños aerogeneradores; la cubierta de plástico en los biodigestores de geomembrana; el motor de combustión interna o turbina de gas en las motobombas a biogás; la lámpara LED y el panel solar en el alumbrado solar; así como los paneles solares en los sistemas de aire acondicionado solar.

Dentro de las piezas de los paneles solares consideradas esenciales se encuentran el inversor, las estructuras de soporte, pizarras eléctricas, gabinetes para piezas y el sistema de puesta a tierra, los cuales se importan de forma independiente al sistema fotovoltaico, aclara la Resolución 206/2021.

Estos artículos deben separarse del resto de las mercancías que se lleven a la Isla y no cuentan en el valor autorizado de las importaciones sin carácter comercial para las personas naturales.

¿Qué características deben cumplir estos equipos para poder ser usados en el país?

En la Mesa Redonda del 5 de agosto, Liván Arronte Cruz, ministro de Energía y Minas, explicaba que estos sistemas poseen un conjunto de requisitos básicos que son necesarios para que puedan conectarse a redes eléctricas. Estos requerimientos se refieren al punto donde se establece la interconexión; la frecuencia, tensión y calidad de la energía; así como las protecciones con las que deben contar para evitar daños en caso de fallos internos, fallos de la red y descargas eléctricas.

La Resolución 206/2021 especifica que los sistemas deben cumplir con las tensiones establecidas en su punto de interconexión, según lo estipulado en la Norma NC 365-2011 Tensiones Normalizadas en Cuba y en el Reglamento de Seguridad Eléctrica publicado en la Gaceta Oficial No. 30 Extraordinaria del 26 de junio de 2014; además de la calidad de la energía indicada en la Norma IEC 61000-4-30.

También, requieren una frecuencia eléctrica de 60 hercios (Hz) y tener implementada la función de soporte de red para que el sistema no se desconecte ante fluctuaciones repentinas de la tensión en su punto de interconexión.

Asimismo, deben contar con sistemas de puesta a tierra contra descargas atmosféricas y sobretensiones incluidas, protecciones anti-isla y contra sobrecorrientes y sobretensiones, tanto en el lado de la corriente directa como en el de la alterna, de forma que puedan operar adecuadamente en caso de fallas propias del sistema o de fallas en la red.

De igual modo, el desconectivo general, que permite desconectar el sistema de su punto de interconexión a la red, debe encontrarse fuera de la vivienda en un lugar visible y accesible.

¿Cuáles son los procedimientos para instalar los sistemas?

La Resolución 206/2021 señala que la persona natural es responsable de la instalación y mantenimiento de los sistemas, así como de realizar las gestiones con la Unión Eléctrica (UNE) para la prestación del servicio.

Para ello debe realizar la solicitud de interconexión del sistema fotovoltaico a la oficina comercial correspondiente a su domicilio. La UNE certifica que el sistema cumple con los requisitos necesarios para conectarse al sistema eléctrico nacional, instala el metrocontador y realiza un contrato de compraventa de energía con el solicitante.

¿Es posible adquirir estos sistemas en el territorio nacional?

Sí. De acuerdo con Arronte Cruz, existen cuatro opciones para adquirir equipos que empleen fuentes de energía renovable en el país. La primera es la venta a través de las plataformas de comercio electrónico existentes en la Isla, donde se ofrecen sistemas fotovoltaicos con servicio de instalación por parte de COPEXTEL.

Además, también se venden sistemas fotovoltaicos y otras tecnologías de energía renovable en Moneda Libremente Convertible (MLC) en las tiendas especializadas de CIMEX. Actualmente, en Colorama –la primera tienda de este tipo, ubicada en 41 y 30, en el municipio de Playa, La Habana– se pueden adquirir sistemas fotovoltaicos de 1 kilovatio (kW) que trabajen de forma autónoma o sincronizados a la red eléctrica; calentadores y bombas solares; así como herramientas con baterías.

El ministro especificó que, si bien por el momento esta opción solo se encuentra disponible en La Habana, la cadena CIMEX pretende establecer tiendas en todas las provincias, a medida que aumente la disponibilidad de equipos.

Igualmente, se ha financiado la producción nacional de tecnologías asociadas a las energías renovables y la eficiencia energética, con un plan de fabricación de 1 300 calentadores solares, 1 700 lámparas LED, 1 000 sistemas fotovoltaicos de un kilovatio (kW) conectados a la red y 1 300 cocinas de inducción, los cuales podrán ser adquiridos en moneda nacional a partir de noviembre de este año.

De la misma forma, las personas naturales pueden solicitar la importación de los sistemas fotovoltaicos, a través de las entidades importadoras de CIMEX y las tiendas Caribe que ofrezcan este servicio en cualquier provincia.

¿Existen otras opciones para el uso de energías renovables en el país por personas naturales?

Además de la posibilidad de importar sistemas fotovoltaicos o adquirirlos en el territorio nacional, recientemente se aprobó la contratación por personas naturales y jurídicas de cantidades de potencia fotovoltaica sin necesidad de contar con los equipos para ello.

Según explicó en la Mesa Redonda el director de Energías Renovables de la UNE, Ovel Concepción Díaz, esta modalidad permite que las personas puedan acceder a la generación fotovoltaica sin tener que invertir en los equipos, ni ocuparse de su instalación, mantenimiento y protección.

“Mensualmente la empresa eléctrica descuenta del consumo, de forma automática, la generación equivalente a la potencia fotovoltaica contratada y, en los casos en que el consumo de la vivienda sea inferior a la generación, se le paga al consumidor por la energía entregada a la red”, detalló Concepción Díaz.

El dinero recaudado con la implementación de este programa será empleado para instalar parques fotovoltaicos que permitan aumentar la participación de las energías renovables en la matriz energética cubana.

La solicitud para acceder al programa se realiza en las oficinas comerciales de la UNE, donde el interesado debe presentarse con su carné de identidad, el comprobante de pago del mes en curso y decidir la potencia que desea contratar. Posteriormente, es necesario realizar un pago en MLC a la cuenta de la UNE en el Banco Financiero Internacional. Después de confirmar el depósito en la cuenta, la empresa firma el contrato con el consumidor por una duración de 20 años.

El pago se realiza por adelantado, en una sola exhibición y cubre la totalidad del periodo. El monto dependerá de la potencia contratada, la cual tendrá un mínimo de 500 vatios (W), por un precio de 750 dólares estadounidenses (USD) o su equivalente en MLC. Si se aumenta la potencia a 1 kW entonces deberán pagarse 1 500 USD y así sucesivamente.

Si bien el programa se presenta como una opción para aquellos que desean participar en la generación de energías renovables en el país, su propia modalidad restringe sus posibilidades de alcance. El contrato se realiza por 20 años, no hay opciones de plazos menores, ni tampoco existe la alternativa de distribuir los pagos en cuotas, como podría ser la realización de un pago inicial de un porcentaje determinado del costo total y luego, paulatinamente, abonar el resto del importe. Sin ofrecer facilidades como las mencionadas previamente, la participación en el programa se encontrará limitada a quienes puedan permitirse desembolsar 750 USD o más en una sola exhibición.

¿Qué ventajas posee la inversión en tecnologías que empleen energías renovables en Cuba?

Según Arronte Cruz, en los últimos años las inversiones del país en fuentes renovables de energía han superado los 500 millones de dólares. Para 2030, se espera que la participación de estas fuentes en la matriz energética del país alcance el 37.1 %.

Generación prevista de energía (en megavatios) a partir de fuentes renovables en Cuba (Fuente: Elaboración propia con datos de la Mesa Redonda).

Un incremento en el empleo de fuentes renovables en el país permite, por un lado, reducir las emisiones de gases con efecto invernadero procedentes del uso de combustibles fósiles y, por otro, disminuir la vulnerabilidad al aumento de los precios de estos energéticos o al descenso de su disponibilidad.

El ministro señala que las inversiones en renovables realizadas hasta el momento producirán 1 millón de megavatios por hora (mW/h) y reducirán el consumo de combustibles fósiles en 250 000 toneladas durante este año.

Las decisiones adoptadas en lo referente a la importación y venta en tiendas nacionales de tecnologías de energías renovables responden entonces al objetivo de incrementar la capacidad de generación y la eficiencia energética de los consumidores.

De acuerdo con el Ministerio de Energía y Minas, en una vivienda con un consumo promedio mensual de 350 kW, los sistemas solares fotovoltaicos pueden ahorrar un 35 % de la energía total que se consume, lo cual representa una disminución de, aproximadamente, un 64 % en el costo de la factura eléctrica mensual.

Sobre el autor

Olivia Marín Álvarez

Doctorante en Ciencias Sociales en la Universidad Autónoma Metropolitana de Ciudad de México. Máster en Relaciones Internacionales por la misma Universidad (2018). Graduada de Periodismo por la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana (2012).

Deje un comentario