A diario vemos innumerables perros y gatos abandonados en las calles, muchos de ellos con historias dramáticas y en condiciones críticas de salud. Son minoría los que encuentran un hogar con las condiciones de vida requeridas. Sin embargo, existen quienes se dedican a rescatar y salvar la existencia de estos animales, aunque sea un estilo de vida difícil de llevar. Es una comunidad de personas que se ha incrementado con el tiempo, compartiendo la dedicación.

Taimí siempre sintió amor por aquellos seres que no pueden defenderse ante el maltrato humano. Hace 9 años comenzó su vida como rescatista, combinada con la de madre y pareja. Un camino nada sencillo, que requiere de compromiso real y profundo, enfrentándose a la escasez de medicinas, agua, alimentos y productos de primera necesidad.

La mayor parte de su apartamento en Santo Suárez está ocupado por su familia interespecie, con alrededor de 50 vidas entre caninas y felinas, quienes han encontrado allí un hogar. Todos viven compartiendo muebles, horarios y alimentos. La gran mayoría han sido encontrados en malas condiciones, otros son descendientes de integrantes de la manada. Taimí guarda historias que van desde maltratos de parte de infantes que no han sido educados en el respeto a la vida animal, hasta abandono en lugares públicos, en vertederos y fosas.

Ser rescatista, a pesar de la difícil labor, te hace perder el sentimiento de soledad. El cariño hacia los animales siempre es retribuido y más cuando se brinda una oportunidad a aquellos que han sufrido el abandono humano.

La sala de la casa, espacio donde habitan mayormente los pequeños (Foto: Lucy Gmorell).

Taimí sostiene a Chuky, rescatado el mismo día que una familia iba a deshacerse de él, después de unos meses de adopción irresponsable (Foto: Lucy Gmorell).

Todos atentos a los movimientos de Taimí (Foto: Lucy Gmorell).

Quemado en manos de Taimí, un gato víctima de maltrato, recogido casi sin pelaje (Foto: Lucy Gmorell).

Sosteniendo a Gallinita Ciega, una gata recogida con los ojos enfermos (Foto: Lucy Gmorell).

Taimí muestra a Los Hermanos, en la cocina, lugar preferido de los gatos (Foto: Lucy Gmorell).

Momento de afecto (Foto: Lucy Gmorell).

Las manos acarician a Chayka, perra de dos razas mezcladas (Foto: Lucy Gmorell).

Todos en busca del cariño de quien los cuida (Foto: Lucy Gmorell).

Momento de juego y revuelta (Foto: Lucy Gmorell).

Junto a sus galgos rescatados, en su sofá predilecto (Foto: Lucy Gmorell).

Así de grande… (Foto: Lucy Gmorell).

Sobre el autor

Lucy Gmorell

La Habana (2003). Fotógrafa autodidacta. Cursó el taller de Cine experimental en películas de 16 mm de FAC (2018) y el Taller de Fotografía en movimiento y cine experimental en 16 mm “Mujeres con la cámara”, impartido por Studio 8, obra exhibida en premier en la XIII Bienal de La Habana (2019). Ganadora del concurso “Éste es aquel”, de la Galería-Taller Gorría, 2020.

2 comentarios

  • Precioso reportaje, Lucy siempre nos sorprende…y Taimi, tremenda protectora, entregada por amor a salvarlos y consentirlo y velar por ellos…como otras muchas rescatistas, protectora que no escatiman amor por esos pobres que no tienen voz…Felicidades Lucy…muestras el rostros de esas abnegadas personas, bien por ti…cariños y felicidades

  • Disfrute mucho de este reportaje de la mano de Lucy. He conocido a personas con esta misma pasión y devoción a los animales que son rescatados de la indolencia y el maltrato de personas con muy poco o ningún amor propio. Es un articulo imprescindible en el contexto Cuba donde las necesidades y carencias superan muchas veces lo racional y, poner atención a estas personas que ponen por delante su amor por los animales es digno de todo mi respeto. 👏 👏

Deje un comentario