Después de pasarme dos semanas buscando a alguien que me diera acceso a un solar en La Habana, me conectaron con una mujer en el viejo barrio de Belén. Es una premiada escritora de cuentos infantiles que vive en el solar con sus dos hijos pequeños.

Atravieso las pesadas puertas de madera escoltado por ella. Un grupo de jóvenes espera por la navaja de un barbero descamisado. Mi anfitriona y yo nos dirigimos a un patio soleado, con precarias escaleras que te llevan a varios niveles. Por un pasillo muy angosto, casi claustrofóbico, se llega a otro patio trasero abierto al cielo.

Una cara ajena es vista con sospecha y cierto repudio, por eso es necesario entrar con alguien del lugar. Ella me presenta como un fotógrafo extranjero que viene a interesarse por la situación de las viviendas. Algunos sonríen y me dan la bienvenida. Otros me ignoran silenciosamente. Hace un par de años, las viviendas del tercer y cuarto piso no tienen servicio de agua; hay grietas en las paredes y los pisos por donde entra la lluvia. Me piden que pise ligero, pues los pasillos exteriores están sostenidos por vigas de hierro desgastado. Tienen mucho miedo al desprendimiento.

Sobran cables eléctricos a la intemperie. “Cuando llueve hay que tener cuidado, pues te puedes electrocutar”, me dice una señora que vive en el solar desde 1986.

Una madre y su hija adolescente están sentadas afuera de su puerta. Viven ahí desde que la niña era bebé y no tienen esperanzas de mejorar. Hace 10 años están en una lista de espera de Vivienda. “Aquí se olvidaron de nosotros”, me cuenta, mientras le pasa el peine a su hija. “Me han ofrecido domicilio en las afueras de La Habana, pero mi madre y hermano viven aquí en Belén. ¿Qué hago yo a tres horas de la ciudad, en medio de la nada y sin transporte?”.

Me presentan a La Flaca que vive en el tercer piso y nunca baja; a la señora que limpia en una embajada y a una abuela que cocina con leña para varias familias y ancianos. Conozco a Jacinto, el plomero camagüeyano que también es albañil y, “si no es muy complicado”, electricista.

El cuarto piso es un verdadero laberinto. A través de los restos de una ventana, miro hacia los techos más bajos, soleados y gastados por el tiempo.

Foto: Orestes González, de la serie El Solar de Belén, 2016.

Foto: Orestes González, de la serie El Solar de Belén, 2016.

Foto: Orestes González, de la serie El Solar de Belén, 2016.

Foto: Orestes González, de la serie El Solar de Belén, 2016.

Foto: Orestes González, de la serie El Solar de Belén, 2016.

Foto: Orestes González, de la serie El Solar de Belén, 2016.

Foto: Orestes González, de la serie El Solar de Belén, 2016.

Foto: Orestes González, de la serie El Solar de Belén, 2016.

Foto: Orestes González, de la serie El Solar de Belén, 2016.

Foto: Orestes González, de la serie El Solar de Belén, 2016.

Foto: Orestes González, de la serie El Solar de Belén, 2016.

Foto: Orestes González, de la serie El Solar de Belén, 2016.

Sobre el autor

Orestes González

Orestes González

La Habana (1956). Arquitecto y fotógrafo cubanoamericano, radicado en Nueva York desde 1987. Trabaja mayormente con temas narrativos de nostalgia, familia, ambientes callejeros, y en series de retratos. Ha exhibido en varias galerías en Estados Unidos, Argentina y Cuba. Obras suyas forman parte de las colecciones permanentes del Pérez Art Museum de Miami, el MoMA y el Museo Metropolitano de NY. Su segundo libro ‘Habanero’, saldrá en el otoño de 2021. Actualmente es el director de proyectos fotográficos de la Galería PLAXAL, en Queens, Nueva York.

Un comentario

  • En las fotografías de Orestes González se capta la realidad del diario vivir de la Cuba de hoy. Nos traslada a esa realidad de la cual algunos no tenemos acceso, pero la ponemos disfruta a través de su lente. Una exposición de la verdad en blanco y negro. Enhorabuena!

Deje un comentario