En el programa televisivo Mesa Redonda de este jueves 8 de octubre de 2020, las autoridades del gobierno cubano anunciaron la aplicación de un nuevo plan de medidas, ajustado a la actual situación epidemiológica del país, luego del control general del rebrote que obligó a retroceder en las fases de recuperación de la COVID-19 en varias provincias.

Según el Primer Ministro, Manuel Marrero, el nuevo plan tiene tres objetivos:

  1. Transitar hacia una nueva normalidad del país, de manera gradual y asimétrica.
  2. Mitigar el impacto económico y social ocasionado por la COVID-19 y el recrudecimiento del bloqueo impuesto por el gobierno de Estados Unidos.
  3. Desarrollar capacidades de enfrentamiento a los eventos (de transmisión) que se produzcan en la nueva normalidad.

El nuevo plan de enfrentamiento a la pandemia actualiza la concepción de las etapas epidémica y de recuperación, mediante la incorporación de un nuevo momento, identificado como nueva normalidad.

Las etapas quedan formuladas de la siguiente manera:

  1. Etapa epidémica
  • Transmisión autóctona limitada
  • Transmisión comunitaria
  1. Etapa de recuperación
  • Fase I
  • Fase II
  • Fase III
  1. Etapa de nueva normalidad

Esta etapa de nueva normalidad iniciará el próximo lunes 12 de octubre, con el restablecimiento de la actividad económica y social, el fortalecimiento de la vigilancia epidemiológica y el cumplimiento de las medidas sanitarias; e involucra la participación responsable de las personas a partir de un nuevo código y estilo de vida.

¿Un nuevo código y estilo de vida?

El Primer Ministro cubano hizo referencia a una serie de condiciones bajo las cuales debe desarrollarse la nueva normalidad. Algunos de los elementos que conforman el código y estilo de vida son:

  • Uso obligatorio y correcto de mascarillas o nasobucos en espacios cerrados; y no obligatorio en espacios abiertos sin concentración de personas.
  • Lavado o desinfección frecuente de manos.
  • Incorporación de nuevas normas de salud y demostración de afecto.
  • Limpieza y desinfección frecuentes de espacios y superficies.
  • Distanciamiento físico.
  • Aplicación de la autopesquisa.
  • Consulta inmediata con el médico de la familia en caso de presentación de síntomas.
  • Prioridad a las actividades en espacios abiertos y ventilados, sin aglomeraciones.
  • Respeto a las normas de aislamiento para personas positivas y sospechosas.
  • Prohibición de las visitas a centros hospitalarios, excepto en los casos en que se permita mantener un acompañante.

Los trabajadores en la nueva normalidad

  • Se prohibirá el acceso a centros laborales (y escuelas) de personas con síntomas de COVID-19 –no solo respiratorios- y de otras enfermedades. Algunos de estos síntomas son: fiebre, tos, dolor de garganta, dificultades respiratorias, congestión o secreción nasal, diarrea, fatiga, náuseas, vómitos, falta de apetito, entre otros.
  • Se aplicará de forma obligatoria la desinfección de manos y superficies.
  • Se garantizará la protección con medios de seguridad a trabajadores expuestos.
  • Se seguirá potenciando el trabajo a distancia.
  • Se mantendrá la facultad de las administraciones de ampliar las licencias sin sueldo de trabajadores que se encuentren en el exterior.
  • Se mantendrá la suspensión temporal justificada del trabajo por cuenta propia, así como la posibilidad de que un trabajador contratado sustituya a los titulares, en caso de que estos se encuentren fuera del país.
  • Se mantendrán las garantías salariales en caso de afectaciones debido a eventos de transmisión.

El gobierno en la nueva normalidad

  • El Grupo Temporal de Trabajo para la atención a la COVID-19 cambia la frecuencia diaria de sus reuniones por una frecuencia de dos encuentros semanales (martes y viernes). Se reactivan otras labores del gobierno, como los recorridos en las provincias.
  • Las conferencias de prensa del Ministerio de Salud Pública, ofrecidas por el Dr. Francisco Durán, tendrán una frecuencia semanal (viernes).
  • Se mantendrá la reunión semanal con expertos y científicos, para dar seguimiento a asuntos relacionados con la situación epidemiológica del país.

La salud pública en la nueva normalidad

  • Se mantendrá la aplicación de pruebas PCR a personas con infección respiratoria aguda grave, y también a personas que lamentablemente hayan fallecido.
  • Se establecerá el ingreso domiciliario de las personas que sean contactos de casos positivos y sospechosos, excepto adultos mayores o personas que no cuenten con condiciones para el ingreso en sus hogares.
  • Continuará la ampliación de la red de laboratorios para el procesamiento de pruebas PCR.
  • Se potenciará la vigilancia activa mediante las pesquisas, con énfasis en entornos de riesgo y grupos vulnerables.
  • Entrará en funcionamiento toda la red de servicios de salud.
  • Se garantizará el cumplimiento de las normas de seguridad en todos los servicios de salud.
  • Se mantendrá el plan de ampliación de las terapias intensivas en el país.

El transporte en la nueva normalidad

  • Se mantendrán las salas de aislamiento en terminales y estaciones de transporte.
  • Se permitirá el acceso a aeropuertos y terminales de trasporte solo a los pasajeros.
  • Continuará la comercialización de pasajes mediante la APK Viajando.
  • Se restablecerá el transporte público urbano, interprovincial, intermunicipal y rural.
  • Se mantendrá el control de las capacidades en el transporte público.

La vida social y cultural en la nueva normalidad

  • Reabrirán espacios recreativos como teatros, cines, parques, salas de juego, entre otros.
  • Reabrirán servicios gastronómicos, con medidas específicas para bares y centros nocturnos.

¿Y las fronteras?

  • Se mantendrán las medidas de vigilancia epidemiológica en las fronteras. Esto implica realización de PCR a viajeros internacionales, quienes deben llenar un formulario a su entrada al país y cumplir con los protocolos en sus destinos turísticos.
  • En el caso de viajeros nacionales, implica la firma de una declaración de sanidad, la realización de PCR y aislamiento domiciliario hasta que estén los resultados (Abrirán las fronteras en las provincias declaradas en la etapa de nueva normalidad, pero no se ofrecieron fechas específicas).
  • Las y los cubanos varados que sobrepasen el límite de 24 meses en el exterior, deben dirigirse a los consulados para solicitar una extensión del plazo.

Las etapas establecidas en el nuevo plan (Epidémica, Recuperación, Nueva normalidad) pueden cambiar en los diferentes territorios según la situación epidemiológica. Es decir, las provincias pueden avanzar o retroceder, en dependencia de los indicadores establecidos para cada fase.

Dos indicadores principales a tener en cuenta para el cambio de estas etapas serán la tasa de incidencia por cada 100 mil habitantes y la cantidad de pruebas PCR aplicadas.

Pero, por fin, ¿qué provincias pasan a la nueva normalidad?

  • En la etapa epidémica -fase de Transmisión Autóctona Limitada- están Ciego de Ávila y Sancti Spíritus.
  • En la etapa de recuperación -fase III- está La Habana (todavía no se anuncia la apertura de vuelos internacionales en esta provincia).
  • En la etapa de nueva normalidad están Pinar del Río, Artemisa, Mayabeque, Matanzas, Villa Clara, Cienfuegos, Camagüey, Las Tunas, Holguín, Granma, Santiago de Cuba, Guantánamo y la Isla de la Juventud.

 

*Texto en construcción.

Sobre el autor

Periodismo de Barrio

Periodismo de Barrio

Revista digital hecha desde Cuba para ampliar y diversificar la información sobre el impacto del cambio climático en poblaciones vulnerables del país, mediante la producción de investigaciones periodísticas en diferentes formatos y géneros.

Deje un comentario