Síntomas de escasez

A nadie le gusta ingresar en un hospital, menos si no hay agua.

En la sala de observación del Hospital Freyre de Andrade, en Centro Habana, es obligatorio ponerse los pijamas que traen de la lavandería. La encargada del salón le ofreció a mi madre unos pantalones de unas cuatro tallas más grandes y con una mancha carmelita de sangre que ocupaba toda la zona del vientre. Intenté persuadirla para que buscara otros en mejores condiciones, pero a modo de respuesta me alargó un par de sábanas igualmente manchadas y percudidas para que tendiera la cama. Me di cuenta de que no tendría mucho sentido seguir protestando. En este tipo de situaciones, mientras menos reclame el acompañante, mejor para el paciente.

Al hospital habíamos llegado sobre las 7:00 pm de un sábado, a finales de junio, luego de haber pasado en un policlínico cerca de seis horas esperando una ambulancia. A mi madre le habían dado unos mareos, sudoraciones y vómitos repentinos, que casi la llevan a una intervención quirúrgica de emergencia. El cirujano de guardia que la atendió en Urgencias valoró la posibilidad de que la vesícula estuviera funcionando mal debido a una infección y determinó que lo más prudente era ingresarla. Así, comenzó una noche que estuvo marcada por la escasez.

En el hospital había agua, pero no en nuestra sala. Los casos graves sobrepasaban la capacidad de camas y hubo que improvisar una Unidad de Cuidados Intensivos, en la que se mezclaban los enfermos que dejaban bajo observación con los que necesitaban atención especializada. Era una zona de aislamiento, con herrajes y tuberías inservibles. En el baño de los pacientes no funcionaban ni la llave de la ducha, ni la del lavamanos. En el de los enfermeros, tampoco había agua. Ambos acumulaban bultos de ropa sucia de hospital y cuñas usadas.

El olor penetrante de la creolina que se usa para limpiar apenas disimulaba el hedor del baño y de las evacuaciones de un paciente que acababa de fallecer. A pesar de los reclamos de los enfermeros, la encargada de la limpieza inventaba excusas para postergar la higienización del difunto. Conversaba animadamente por teléfono, minutos, decenas de minutos, casi una hora. Los familiares esperaban afuera. Después de colgar, se dirigió al cuerpo sin vida, lo examinó brevementeremovió los aparatos de respiración artificial a los que estaba conectado, retiró las sábanas embarradas, y aseó al hombre con un paño seco.

El cubo plástico de la sala estaba colocado debajo de la consola del aire acondicionado, recogiendo las gotas de la condensación que iban cayendo con sonido monótono. Lo que se pudo acumular durante la noche, alcanzó para descargar una sola vez el inodoro. Temprano en la mañana, con el pequeño charco que formaron las gotas que no cayeron en el cubo, la auxiliar de limpieza humedeció la colcha y trapeó exclusivamente el pasillo que dejaban las dos hileras de camas. En ese momento, un médico vino a traernos el alta. Los resultados de los análisis ya no se mostraban tan alterados. Mi madre, finalmente, no necesitaría someterse a una cirugía, solo a una dieta muy estricta.

Nos fuimos de inmediato, casi en puntillas, evitando estropear la primera y quizás la única limpieza del domingo.

1 Comment

  1. Julia Eugenia Lorenzo García

    25 agosto, 2016 at 7:08 pm

    Ya eso me pasó a mi con mi hija ingresada en el Hospital donde está el Instituto de Nefrologia, no recuerdo el nombre, una historia idéntica, tuve que llevar un producto de mi casa para que mi hija asmática y delicada como estaba pudiera respirar, limpiar el baño y hacer cola para cargar cubos de agua para poder descargar el baño, desastroso, también desastrosa la atención de los enfermeros y médicos, no tienen ganas de trabajar t un poco los justifico, tienen muy malas condiciones de trabajo, aunque la medicina es sacrificio, y el que es bueno, si no se cansa, es bueno, así que estoy completamente segura que la historia es realizó la, esperemos que algún día estas cosas se resuelvan y mejore la calidad de vida de mi pueblo, lo deseo infinitamente, este pueblo se lo merece.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Habana

  • La Ecológica

    En el patio de Ernesto casi todo se recicla. Especialmente el agua.

    Julio Batista Rodríguez27 agosto, 2016
  • La llave de paso

    En el municipio Cotorro, una zona estuvo sin agua durante 20 días, hasta que un inspector encontró el problema.

    Ernesto Guerra20 agosto, 2016
  • El baño

    Hay cosas que el agua no puede limpiar.

    Tomás Ernesto Pérez Rodríguez15 agosto, 2016
  • Pipas Resort

    Las pipas no aparecen en los catálogos turísticos.

    Julio Batista Rodríguez14 agosto, 2016
  • Días felices

    Sin agua en la beca.

    Elaine Díaz5 agosto, 2016